Ensayo sobre la evaporización de agua en un estaque sin cubrir.

Ante la pregunta que nos encontramos sobre que perdida de agua había en un estanque cubierto , frente a uno sin cubrir , decidimos hacer un pequeño ensayo que aunque no se pueda transpolar a grandes embalses porque no sabemos si el comportamiento es el mismo , nos puede ayudar a entender mejor como funciona y que agentes intervienen en la misma.

Se tomaron 3 cubos y se llenaron con 12 lts cada uno el día 19 de septiembre de 2015 que sin ser la fecha de máximo calor en Almeria , hemos encontrado que también intervienen otros agentes.

EL TESTIGO Nº 1 SE CUBRIO CON UN CUBRESUELO NEGRO DEL 99 % DE SOBMRA

EL TESTIGO Nº 2 SE CUBRIO CON UNA MALLA DE SOMBREO DEL 80 % NEGRA

“EL TESTIGO Nº 3 SE DEJÓ DESCUBIERTO”

Después de 10 días Procedimos a destapar los cubos y comprobar la pérdida sufrida en 10 días.

“EL TESTIGO Nº 1 SE DESTAPÓ Y TUVO UNA PÉRDIDA DE UNOS 0,7 LTS EN 10 DÍAS, ES DECIR, EL 5,8%”.

“EL TESTIGO Nº 2 SE DESTAPÓ Y TUVO UNA PÉRDIDA DE UNOS 1,2 LTS, ES DECIR, DEL 10%”

 “EL TESTIGO Nº 3 QUE ESTUVO 10 DÍAS DESTAPADO, TUVO UNA PÉRDIDA DE 4,6 LTS, EL 38%”

Conclusión

Estos datos son estimativos, de la perdida que se puede tener al no cubrir el embalse , pero uno de los agentes que hemos observado y que quizás no se había tenido en cuenta es que probablemente el viento tenga mayor incidencia sobre la pérdida del agua que el propio sol, ya que incluso en los recipientes que están cubiertos ha habido una perdida aunque pequeña , pero observamos que ha sido mayor en el recipiente que esta cubierto con una malla mas abierta , o puede que sea la suma de los dos , pero en cualquier caso el diferencial de la perdida entre los que estaban cubiertos y el que no justifica cualquier inversión para minimizar estas perdidas sobre todo en años de sequia o zonas de escasez que ya tendrá que valorar cada cliente.  Estos datos son estimativos de la pérdida que se puede tener al no cubrir el embalse, pero uno de los agentes que hemos observado y que quizá no se había tenido en cuenta es que probablemente el viento tenga mayor incidencia sobre la pérdida de agua que el propio sol, ya que incluso en los recipientes que están cubiertos ha habido una pérdida, aunque pequeña, pero observamos que ha sido mayor en el recipiente que está cubierto con una malla más abierta, o puede que sea la suma de los dos, pero en cualquier caso, el diferencial de la pérdida entre los que estaban cubiertos y el que no, justifica cualquier inversión para minimizar estas pérdidas, sobretodo en años de sequía o zonas de escasez, que ya tendrá que valorar cada cliente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies